Un chapín desde Japón

Icon日本に住んでいるグアテマラ人

Los verdes, verdes, verdes

En el año de 1967 el escritor guatemalteco Miguel Ángel Asturias fue galardonado con el Premio Nobel de Literatura. Entre las obras de Miguel Angel Asturias figura "El señor Presidente", considerada por muchos como su obra maestra y dicho sea de paso, uno de los libros que mas he disfrutado de leer hasta ahora. Otras de sus obras incluyen: Leyendas de Guatemala, Viernes de Dolores y El Papa VERDE. Todas estas obras son muy recomendadas. Ademas de varias novelas, Asturias también escribe ensayos, cuentos y poesías. Hoy voy a transcribir uno de los poemas de Miguel Ángel Asturias que se llama "Tecún Umán". Siguiendo la misma línea de escritura de las últimas entradas, hoy aumentamos un "verde" a los 2 anteriores y los invito a disfrutar de los "verdes, verdes, verdes" del tercer verso de la primera y segunda estrofa.

Haciendo uso de la Licencia Creative Commons, cito la transcripción del poema "Tecún Umán, como la encontré en el Blog "Historia y Opiniones", el cual les recomiendo que visiten.

Tecún-Umán, el de las torres verdes,
el de las altas torres verdes, verdes,
el de las torres verdes, verdes, verdes,
y en fila india indios, indios, indios
incontables como cien mil zompopos:
diez mil de flecha en pie de nube, mil
de honda en pie de chopo, siete mil
cerbateneros y mil filos de hacha
en cada cumbre ala de mariposa
caída en hormiguero de guerreros.

Tecún-Umán, el de las plumas verdes,
el de las largas plumas verdes, verdes,
el de las plumas verdes, verdes, verdes,
verdes, verdes, Quetzal de varios frentes
y movibles alas en la batalla,
en el aporreo de las mazorcas
de hombres de maíz que se desgranan
picoteados por pájaros de fuego,
en red de muerte entre las piedras sueltas.

Quetzalumán, el de las alas verdes
y larga cola verde, verde, verde,
verdes flechas verdes desde las torres
verdes, tatuado de tatuajes verdes.

Tecún-Umán, el de los atabales,
ruido tributario de la tempestad
en seco de los tamborones, cuero
de tamborón medio ternero, cuero
de tamborón que lleva cuero, cuero
adentro, cuero en medio, cuero afuera,
cuero de tamborón, bón, bón, borón, bón,
bón, bón, borón, bón, bón, bón, borón, bón,
bón, borón, bón, bón, bón, borón, bón, bón,
pepitoria de trueno que golpea
con pepitas gigantes en el hueso
del eco que desdobla el teponastle,
teponpón, teponpón, teponastle,
teponpón, teponpón, teponastle,
tepón, teponpón, tepón, teponpón,
teponpón, teponpón, teponpón...


Quetzalumán, el de las tunas verdes,
el de las altas tunas verdes, verdes,
el de las tunas verdes, verdes, verdes.

Las astas de las lanzas con metales
preciosos de victoria de relámpago
y los penachos despenicados
entre los estandartes de las tunas
y el desmoronamiento de la tierra
nublada y los lagos que apedrean
con el tún de sus tumbos sin espuma.
Tún, munición de guerra de Tecún
que llama, clama, junta, saca hombres
de la tierra para guerrear el baile
de la guerra que es el baile del tún.
Tún, tambor de guerra de Tecún,
ciego por dentro como el nido túnel
del colibrí gigante, del Quetzal,
el colibrí gigante de Tecún.

Quetzal, imán del sol, Tecún, imán
del tún, Quetzaltecún, sol y tún, tún-
bo del lago, tún-bo del monte, tún-
bo del verde, tún-bo del cielo, tún,
tún, tún, tún-bo del verde corazón
del tún, palpitación de la primavera,
en la primera primavera tún-bo
de flores que bañó la tierra viva.

¡Abuelo de ambidiestros! ¡Mano grande
para cubrirse el pecho con tlascalas
y españoles, fieras con cara humana!
¡Varón de Galibal y Señorío
de Quetzales en el patrimonio
testicular del cuenco de la honda,
y barba de pájaros goteantes
hasta la última generación
de jefes pintados con achiote rojo
y pelo de frijol enredador
en penachos de águilas cautivas!

¡Jefe de valentías y murallas
de tribus de piedra brava y clanes
de volcanes con brazos! Fuego y lava.
¿Quien se explica los volcanes sin brazos?
¡Raza de tempestad envuelta en plumas
de Quetzal, rojas, verdes, amarillas!
¡Quetzalumán, la serpiente coral
tiñe de miel de guerra el Sequijel
el desangrarse el Arbol del Augurio,
en el augurio de la sangre en lluvia,
a la altura de los cerros quetzales
y frente al Gavilán de Extremadura!

¡Tecún-Umán!
Silencio en rama...
Máscara de la noche agujereada...
Tortilla de ceniza y plumas muertas
en los agarraderos de la sombra,
más alla de la tiniebla, en la tiniebla
y bajo la tiniebla sin curación.

El Gavilán de Extremadura, uñas,
armadura y longinada lanza...
¿A quién llamar sin agua en las pupilas?
En las orejas de los caracoles sin viento
a quién llamar... a quién llamar...
¡Tecún-Umán! ¡Quetzalumán!

No se corta su aliento porque sigue en las llamas

Una ciudad en armas en su sangre
sigue, una ciudad con armadura
de campanas en lugar de tún, dueña
de semilla de libertad en alas
del colibrí gigante, del quetzal,
semilla dulce al perforar la lengua
en que ahora le llaman ¡Capitan!
¡Ya no es el tún! ¡Ya no es Tecún!
¡Ahora es el tán-tán de las campanas,
Capitán!



Anotación extra: Un año despues de que Miguel Ángel Asturias ganara el Premio Nobel, el autor japonés, Kawabata Yasunari fue galardonado con este prestigioso reconocimiento. Coincidentemente, tanto Kawabata como Asturias, nacieron en el mismo año, 1899. Para ambos paises fueron los primeros Premio Nobel en Literatura (GT-el único hasta ahora). Esto lo resalto porque que me llamó la atención y por el enlace Japón-Guatemala, que es uno de los temas de este blog. Espero no empalagar con el color verde, pero desde el domigo decidí el curso de las entradas de esta semana.

 
 
 
 

Publicar un comentario 7 Comentarios:

  • Chien dijo...
    12 de marzo de 2008, 04:25
    oooh por suerte es mi color favorito y ya hasta se me esta orurriendo hacer algo de colores... me ha gustado...
    Saludos y le cuento amigo que en una semana estaré en su tierra de vacaciones, desde allá me reportaré...
  • nora dijo...
    12 de marzo de 2008, 08:47
    Oh!!! Muy bueno, me gustó muchísimo!
    Veremos qué otra clase de "verde" vas a escribir :)
    Me está gustando el tema :P
    Un saludo.
  • NicteKono dijo...
    12 de marzo de 2008, 20:24
    Hace un tiempo estaba recordando este poema... ultimamente el verde me tiene atrapada... me sabe a Guatemala, me sabe a vida, me sabe a esperanza... (ahora paso a ser complice, sigamos con el verde)
  • Patty dijo...
    12 de marzo de 2008, 22:40
    Ale:
    Yo he leido varias veces este poema pero ahora le puse atencion a su sonoridad, y a su contenido de exaltacion guerrera, realmente es algo muy, pero muy especial este poema, seria un buen tema para la pintura, porque te cuento que hicieron un musical especial de este poema el año recien pasado, felicitaciones, y saludos de siempre, Juan Guillermo
  • Alejandro dijo...
    13 de marzo de 2008, 00:00
    Muchas gracias por sus comentarios.

    @Chien: Me alegro que ya se acerca el tiempo para ir a Guate, felicidades y que lo disfrutes. Si escribes algo, ahí nos avisas.

    @Nora: Gracias, por tu comentario, hay mas verdes por venir, si me da la cabeza.... :P

    @Nicté: Si verdad, comparto los sentimientos de verde. El verde sigue.... creo......

    Se aceptan recomendaciones, claro

    @Patty-Juan Guillermo: Muchas gracias por la visita. Estoy de acuerdo, el poema en forma visual, se miraría muy bien. A ver que día lo pintas y me mandas la foto. Por cierto, lo del musical no lo sabía, ahí me contas mas, suena intersante. Ahí platicamos pronto.

    ¡Saludos a todos! Se cuidan y feliz día.
  • SCD dijo...
    14 de marzo de 2008, 22:21
    Interesante las coincidencias de ambos premios nobel, al final resulta que todos los pueblos del mundo tenemos más coincidencias que diferencias pero lamentablemente nos empeñamos más en resaltar estas ultimas.

    Me alegro que te sirviera el poema.

    Saludos hasta Japón!!!
  • Alejandro dijo...
    14 de marzo de 2008, 22:36
    Saludos SCD, gracias por tu visita y tu comentario. Tienes toda la razón. Gracias por el poema y sigue adelante con tu blog,me gustó mucho. Saludos.

Publicar un comentario